Menú Principal
14 de noviembre de 2018

La familia: clave en la prevención y tratamiento de la diabetes

En el Día Mundial de la Diabetes es importante tomar conciencia sobre el paciente diabético y sobre el rol que desempeña la familia y/o su círculo más cercano. Porque para poder sobrellevar en los mejores términos el tratamiento, es fundamental el apoyo de quienes conviven con una persona enferma de diabetes. Tomar conciencia de esto contribuirá a generar el cambio cultural que permitirá mayor bienestar de todos y la prevención de la diabetes tipo 2.

En las últimas décadas en Chile, la prevalencia de la diabetes mellitus tipo 2 ha aumentado llegando al 12.3% de la población de 15 años y más, es decir 1.728.181 personas (Encuesta Nacional de Salud 2016-2017), cifra que sube al 30% en el caso de las personas de 65 años y más, y al 24% de las personas con nivel educativo menor a 8 años. Además, dos estudios recientes estimaron que 54% de los diabéticos padece esta enfermedad debido al sedentarismo, el 25% por los niveles de obesidad, un 3% por el consumo de tabaco y el otro 18%, por otras causas.

Lo anterior se puede contrarrestar con una alimentación más saludable y con actividad física, y es en esos aspectos donde el papel de la familia es clave para propiciar hábitos saludables.  “Estamos liderando la región en número de pacientes con diabetes, en aumento de obesidad y en muchos otros factores de riesgo. Sin embargo, el ser diabético es una condición que puede estar acompañada de calidad de vida, y aquí el apoyo familiar es clave para el cambio de hábitos”, explicó la Subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, en el acto “Tour de la Diabetes” organizado y desarrollado por la Asociación de Diabéticos de Chile este 14 de noviembre.

Esta inclusión de la familia en el tratamiento de la diabetes también repercutirá positivamente en términos económicos a medida que se reduzcan los riesgos de complicaciones y se aumente la prevención. En base a modelo matemático que estima el costo a 30 años, un paciente sin complicaciones tiene un costo de 7 millones vs una personas con enfermedad renal crónica terminal en diálisis, en quienes llega hasta 60 millones de pesos. Además, la reducción de 1 punto porcentual por sobre 7% de Hb1c disminuye el riesgo de complicaciones de forma significativa.

Desde el Ministerio de Salud se seguirán fortaleciendo las estrategias poblacionales e individuales y de esta forma avanzar en el cumplimiento de las metas propuestas, para así obtener los mejores resultados para los pacientes, sus familias y la sociedad.

“Hoy día el Estado puede hacer muchas cosas, y lo estamos haciendo: tenemos programas en la atención primaria, la diabetes está en el GES, tenemos guías alimentarias… Sin embargo aquí tiene que integrarse la comunidad y por eso es tan importante que todas estas instancias ayuden a prevenir y a tener una mejor calidad de vida”, concluyó la autoridad que preside la Subsecretaría de Salud Pública.