Menú Principal
28 de marzo de 2022

Hospital de Lolol hace un llamado a la prevención del cáncer cervicouterino

– La matrona del establecimiento, Carolina Castro, nos entrega las claves para una detección temprana de esta patología.

Pese a tener una de las tasas de mortalidad más altas de mujeres en el mundo, el cáncer cervicouterino puede ser fácilmente tratado si es detectado de manera precoz, así lo explica Carolina Castro, matrona encargada del programa de la mujer del Hospital de Lolol, quien, con motivo del Día Mundial de Prevención del Cáncer Cervicouterino conmemorado este 26 de marzo, nos entrega más detalles sobre esta patología y cómo prevenirla.

Lo primero que especifica la profesional es que “es uno de los cánceres que tiene la mujer, que es bien recurrente. Se habla que en el mundo mueren dos mujeres por minuto a causa de éste, pero que es totalmente prevenible si las mujeres llevan sus controles al día y su examen de papanicolau cada tres años como dicen las normas ministeriales. El cáncer cervicouterino, antes de ser un cáncer propiamente tal, tiene varias etapas previas que son totalmente prevenibles y curables, por ende, es súper importante el control recurrente con matrona”.

Sin lugar a dudas la mejor herramienta para detectarlo a tiempo es el examen de Papanicolau (PAP), el cual “se toma en las mujeres de 25 a 64 años cada tres años -detalla la funcionaria- aunque claramente hay casos puntuales donde debemos repetir el examen más seguido. En el caso de mujeres que son menores de esa edad, pero que tengan factores de riesgo como promiscuidad, que habla de tener tres parejas o más en un año, embarazos, conductas de riesgo como las trabajadoras sexuales o el no uso de preservativo, claramente podemos tomar el examen antes de esa edad. También es importante en mujeres que presenten lesiones en la piel, en la vagina, como condilomatosis, que son formadas también por este virus papiloma humano, pero en otras cepas menos agresivas, también ellas deberían tener un control de papanicolau anual, no cada 3 años”.

El Hospital de Lolol cumple un importante rol preventivo, ya que son ellos quienes realizan este examen, “dentro del mismo control de las pacientes – aclara Carolina – si bien acá las horas son un poco escasas, ahora hemos podido abrir 22 horas ya que nos están colaborando las matronas del Departamento de Salud de Lolol, por ello hay más horas para pesquisa del examen. También estamos haciendo rescate de papanicolau en inasistentes, es decir estamos buscando a todas nuestras pacientes que tienen el PAP atrasado, las estamos llamando por teléfono y citándolas para que vengan a la toma del examen, además, en casos extremos, con síntomas extraños como sangrado o visualicemos un cuello del útero muy extraño, también el papanicolau se toma inmediatamente”.

Finalmente, la profesional de matronería realiza un llamado a las mujeres a ser responsables consigo mismas, manifestando que “es importante que nuestra salud sea siempre nuestra primera prioridad, el cáncer de mama y el cáncer cervicouterino son totalmente tratables si los podemos identificar en una etapa temprana, por ende, no cuesta nada tomarse un examen que demora un minuto, que es gratuito y así poder prevenir que en un futuro, tengamos algún cáncer avanzado o que terminemos en radioterapia y quimioterapia. Es importante, nuestra salud siempre primero, nuestro cuidado personal y asistir a los controles, acá estamos siempre con las puertas abiertas para poder atender a la gente y poder pesquisar precozmente”.