Menú Principal
31 de marzo de 2021

Servicio de Salud coordina con MINSAL la entrega de equipamiento para apertura de nuevas camas ventiladas en la región

-Desde el inicio de la pandemia la red asistencial de O’Higgins ha incrementado en un 374% la oferta de camas ventiladas.

Es de público conocimiento que las redes asistenciales se han visto fuertemente tensionadas a raíz del aumento de contagios por covid-19, debiendo embarcarse en un arduo proceso de apertura de camas para las unidades de paciente crítico, situación que es enfrentada con la habilitación de nuevas unidades a través de reconversión o apertura de nuevos espacios dentro de los establecimientos. Todo acompañado del más alto compromiso por parte de los equipos humanos que sin descanso llevan adelante esta importante tarea.

Hasta antes de la pandemia, la red asistencial de O’Higgins contaba con 29 camas UCI y 60 UTI en el sector público, mientras que en el ámbito privado se contaba con 18 camas tanto en UCI como en UTI.

Para enfrentar la denominada “primera ola”, el Servicio de Salud O’Higgins puso en marcha un Plan de Respuesta Hospitalaria que permitió un incremento de un 300% de camas UCI, llegando a contar con un total de 142 camas ventiladas en julio de 2020, distribuidas en los centros asistenciales de alta complejidad. Este importante refuerzo de la red asistencial implicó además un arduo trabajo por parte de los equipos humanos encargados de dar continuidad a la atención de salud en sus distintos niveles.

“Tras el primer refuerzo de camas UCI, en una siguiente etapa activada con el actual aumento de contagios y hospitalizaciones, la oferta de camas ventiladas llega hoy a 137 en la red pública y a 39 en el sector privado, alcanzando un total de 176 Unidades de Cuidados Intensivos, lo que implica un incremento total de 374% desde el inicio de la pandemia en la oferta de camas ventiladas, todo acompañado del más alto compromiso y vocación de servicio de los equipos multidisciplinarios de salud encargados de asegurar la operatividad de las unidades de paciente crítico”, destacó la directora del Servicio de Salud O’Higgins, Soledad Ishihara.

Respecto de las gestiones requeridas para continuar avanzando en la complejización de camas, la Dra. Marisol Ahumada, Subdirectora de Gestión Asistencial del Servicio, explicó que “estamos participando como región de un grupo que está monitoreado y dirigido desde la DIGERA (División de Gestión de Redes Asistencial), en que se ha dividido el país en unidades operacionales. Para estos efectos O’Higgins está inserto en una unidad con las regiones de Coquimbo, Valparaíso y Metropolitana para la coordinación del traslado de pacientes según los requerimientos que vayan dándose día a día en cuanto a camas ventiladas”, agregando que “el MINSAL está coordinando a través de redes asistenciales la posibilidad de que cada región vaya mirando su necesidad, armando todas las camas que sea posible para dar soporte tanto a la región como a esta unidad interregional”.

La facultativa aclara además que “se debe tener presente que una cama no se arma sola, se requiere además del catre, un ventilador mecánico invasivo, monitores, bombas de infusión, personal que pueda estar a cargo de los pacientes y todo eso hay que ir viéndolo y debe ser coordinado”, explica asimismo que “existe un comité operativo al que le envío solicitudes diariamente, a veces dos o tres veces, según las necesidades que vayan surgiendo. Asimismo ocurre con las clínicas, porque nosotros tenemos la coordinación de toda la red asistencial, tanto pública como privada, si se requiere la apertura de camas en clínicas, les hemos ido distribuyendo ventiladores para que ellos también cuenten con los recursos para atender pacientes críticos”, puntualizó, añadiendo que este trabajo “se hace a diario, acabo de coordinar una solicitud del Hospital de San Fernando que requiere 4 ventiladores para seguir creciendo en camas críticas, los que llegarán el viernes durante la tarde”.

La Dra. Ahumada expresó finalmente que  “es una situación estresante, sé que los equipos humanos están cansados, pero hay que brindar la tranquilidad de que se está respondiendo a la población, abriendo todas las camas que sean necesarias”, concluyó.