Menú Principal
10 de septiembre de 2015

POLIOMIELITIS

¿QUÉ ES LA POLIOMIELITIS?
La poliomielitis es una enfermedad viral infecciosa, que puede afectar el sistema nervioso y habitualmente afecta con mayor frecuencia a los niños menores de cinco años. En uno de cada 200 casos puede producir una parálisis irreversible, es decir, la persona no puede mover ciertas partes del cuerpo. Entre el 5% y el 10% de los casos puede causar la muerte, debido a la parálisis de los músculos respiratorios.

El poliovirus salvaje posee tres tipos antigénico. El tipo 1 causa la enfermedad con mayor frecuencia, el 2 no se encuentra desde 1999 y el tipo 3 desarrolla casos en menor frecuencia. Según las definiciones de la OMS, mientras haya un solo niño infectado, los niños no vacunados de todos los países corren el riesgo de contraer poliomielitis.

Actualmente, la enfermedad continúa siendo endémica solamente en Afganistán, Nigeria y Pakistán. Durante 2012 hubo 223 casos, de los cuales 217 correspondieron a países endémicos y seis a países no endémicos. En 2013 se presentó un incremento de casos en países no endémicos, debido a brotes causados por la importación de poliovirus salvaje a países que ya habían detenido la transmisión como Etiopía (6 casos), Camerún (cuatro casos), Kenia (14 casos), Somalía (183 casos) y Siria (17 casos).

¿CÓMO SE TRANSMITE?
El virus de la polio es muy contagioso. Vive en la garganta y los intestinos de una persona contagiada. Se propaga a través del contacto con las heces (excrementos) o a través de las gotitas respiratorias o presentes en la tos o estornudos de una persona infectada.
Una persona infectada puede transmitir el virus a otros una a dos semanas después de presentar síntomas. El virus puede vivir en el excremento de una persona infectada por muchas semanas. También puede contaminar la comida y el agua cuando la gente no se lava las manos.

SÍNTOMAS
La mayoría de las personas infectadas con el virus no tienen síntoma alguno. Un porcentaje de entre 4% y 8% de personas contagiadas tendrá síntomas parecidos a los de la influenza. Estos síntomas por lo general duran entre dos y cinco días, para luego desaparecer solos. En casos poco frecuentes, alrededor del 1% de los casos, presentará debilidad o parálisis en los brazos, piernas o ambos. Esta condición puede durar toda la vida.

TRATAMIENTO Y PRONÓSTICO
El tratamiento en sí de la poliomielitis consiste en su prevención mediante la vacuna que se debe administrar en la infancia. La vacuna activa al sistema inmune para que identifique y elimine el virus de la polio de nuestro cuerpo si entramos en contacto con él.

Sin embargo, cuando un niño se infecta por el virus de la polio no existe un tratamiento efectivo llegado a ese punto, ya que el objetivo es controlar los síntomas mientras la infección sigue su curso. Si aparece una polio subclínica, se debe tratar con las medidas generales que se emplean en el caso de la gastroenteritis (dieta blanda, hidratación con suero oral, etcétera) y de un cuadro febril viral (paracetamol y reposo).

¿CÓMO SE PREVIENE?
La poliomielitis es incurable, sin embargo la principal intervención eficaz para prevenirla es la vacunación. En Chile la vacuna es gratis para todos los niños a los dos, cuatro, seis y 18 meses y está incluida dentro de las estrategias de prevención de las políticas de salud pública.

Con el objetivo de mantener la eliminación de la enfermedad en América, es necesario alcanzar un 95% de coberturas vacunales. En Chile, durante 2012 la cobertura fue de 92% para la tercera dosis y de 90% en el refuerzo a los 18 meses. Por ello, es necesario continuar el esfuerzo para lograr la inmunización de todos los niños que nacen en nuestro país.

SITUACIÓN EN CHILE
El último caso de poliomielitis detectado en América se presentó en Perú en 1991. En Chile, no hay casos desde 1975 y en 1994 la Comisión Internacional para la Certificación de la Erradicación de la Poliomielitis declaró la inexistencia de esta enfermedad para toda América. Si bien no se han presentado casos de poliomielitis desde 1975, se mantiene la vigilancia sindromática de toda parálisis fláccida aguda para detectar y asegurar que no existen casos de esta enfermedad, ya que aún no se encuentra erradicada del mundo.