Menú Principal
2 de octubre de 2018

Ministro Santelices participó en análisis de plan islandés para reducir consumo de alcohol, tabaco y drogas en niños y jóvenes

En seis comunas de la Región Metropolitana se realizó un diagnóstico respecto del consumo de alcohol y drogas entre niños. Y los resultados no fueron buenos.

Las Condes, Renca, Peñalolén, Lo Barnechea, Melipilla y Colina fueron los lugares en los que fue aplicado el testeo, con miras a que en esos municipios sea aplicado prontamente un modelo iniciado hace años en Islandia, pequeño país europeo de cerca de 335 mil habitantes que luego de registrar altas tasas de consumo hoy las tiene reducidas a un nivel histórico.

Hace dos décadas, el 42% de los jóvenes entre 14 y 16 años había bebido alcohol en los últimos 30 días, el 23% fumaba tabaco a diario y el 17% había probado al menos una vez marihuana. Ahora, el país nórdico exhibe porcentajes que no superan los dos dígitos: solo 5% de los jóvenes toma todos los días, 2% fuma tabaco y 6% marihuana. Y los promedios europeos son del 47%, 13% y 7%, respectivamente.

Esa experiencia, iniciada en 1998 y llamada “Juventud en Islandia” (“Youth in Iceland”), y el examen de la realidad en las seis comunas metropolitanas ya reseñadas, fueron analizadas en una reunión efectuada en el Palacio de La Moneda, que encabezó el Ministro del Interior, Andrés Chadwick, y a la que asistió el Ministro de Salud, Emilio Santelices.

“El estudio que se hizo en estos seis municipios arrojó alarmantes cifras de consumo de alcohol y de drogas, y con menos intensidad pero también importante en tabaco. Los lugares no fueron identificados, pero en droga se llega al 25%, y en alcohol a más del 30%. Y tan alarmante también es que el inicio del consumo es a temprana edad, apenas con trece años. Creemos que el modelo islandés, usado ya en varios sitios de Europa, es aplicable en nuestro país. Fue muy valioso conocer la experiencia y la metodología de ellos”, señaló el Ministro de Salud.

Por su parte, el Ministro del Interior dio detalles de lo que vendrá al respecto.

“Como Estado no podemos cerrar los ojos ni seguir demorando una política nacional que nos permita enfrentar con mejores resultados esta situación. El trabajo que hemos conocido en esta primera reunión nos motiva para que este proyecto se desarrolle a manera de piloto en estas seis comunas, y luego se sumen más. Hay que tener un método común para que los recursos disponibles sean usados con una misma línea de acción y ayuden a solucionar un problema que para el Presidente Sebastián Piñera es de prioridad nacional. Tenemos recopilada la información, y aunque sabemos que no podemos hacerlo todo de una vez, la mesa de trabajo convocada desarrollará un plan piloto que pronto será dado a conocer. Lo esencial es que los padres se hagan responsables y, por ejemplo, sepan dónde están sus hijos los viernes y fines de semana en la noche y no se encuentren solos hasta tarde en la calle. Con los colegios también hay que coordinar actividades para que los niños y jóvenes usen de buena forma sus tiempos libres, dándoles ofertas deportivas, culturales, artísticas y sociales”, dijo el Ministro Andrés Chadwick.

“Juventud en Islandia” se basa en varios ejes y ha sido traspasado a varias ciudades del Viejo Continente con el nombre de “Juventud en Europa” (“Youth in Iceland”).

Lo primero es efectuar cada dos años un mapeo de la población infantil y adolescente a través de encuestas en las que participan todas las escuelas del país, para recoger datos sobre sus pautas de consumo, las características de los hogares, el ausentismo escolar y sus problemas emocionales.

Luego, son elaborados informes específicos para cada comuna y para cada escuela.

Se sigue con el análisis de esos informes a nivel local, en un trabajo conjunto de los colegios, las comunidades y los municipios, lo que permite identificar los principales factores de riesgo y de protección. A partir de ahí se piensa en cómo fortalecer los segundos y debilitar los primeros.

Los estudios mostraron que la mayor participación en actividades extraescolares y el aumento del tiempo junto a los padres disminuían el riesgo de consumir alcohol y otras sustancias. Por ello Islandia aumentó los fondos destinados a la oferta de actividades extracurriculares para niños y adolescentes. Y además desde 2002 se prohibió que, salvo excepciones, los niños menores de 12 años y los adolescentes de 13 a 16 años anden solos por la calle después de las ocho y las diez de la noche, respectivamente.