Menú Principal
6 de octubre de 2021

Gobierno presenta Plan Nacional contra la Resistencia a los Antimicrobianos

-La estrategia establece los principales ejes de trabajo para el periodo 2021-2025 donde colaboran seis ministerios, la academia y sociedades científicas.

El ministro de Salud, Enrique París, encabezó el lanzamiento de la segunda versión del Plan Nacional contra la Resistencia a los Antimicrobianos, trabajo coordinado por el Ministerio de Salud, y en el que también participan los ministerios de Educación, Agricultura, Economía (Sernapesca), Ciencias y Medioambiente, en colaboración con la academia y las sociedades científicas. Éste contempla estrategias para el periodo 2021-2025 para enfrentar en conjunto las enfermedades infecciosas a través del resguardo de la eficacia a los antimicrobianos.

“Esta segunda versión del Plan Nacional Contra la Resistencia a los Antimicrobianos 2021 – 2025 mantiene su compromiso del enfrentamiento conjunto de las enfermedades infecciosas a través del resguardo de la eficacia de los antimicrobianos, en una época compleja en que las infecciones han pasado a tener un nuevo protagonismo debido a la pandemia de COVID-19 que actualmente vive la humanidad”, señaló el ministro de Salud, Enrique París, durante la presentación de la estrategia, agregando que el uso efectivo de los antibióticos y el manejo de infecciones bacterianas en pacientes infectados por el virus SARS-CoV-2 “es un desafío agregado que debemos abordar como sociedad, y en específico como sistema de salud, creando consciencia de la importancia de combatir la epidemia silenciosa que representa la resistencia bacteriana”.

La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, por su parte, explicó que “la resistencia a los antibióticos significa que las bacterias se van haciendo capaces de sobrevivir a la acción de estos fármacos, resistiendo a sus efectos, lo que dificulta el tratamiento de las infecciones y aumenta el riesgo de que las enfermedades se propaguen. Si el uso de los antibióticos no se realiza con cuidado, tendremos que enfrentarnos en un futuro próximo a una era en la que no dispondremos de tratamientos para las infecciones, retrocediendo a la situación que existía hace varias décadas”.

A nivel humano, se estima que entre un 30% – 40% de las prescripciones de antibióticos se realizan sin ser necesarias, fundamentalmente para tratar enfermedades que no son bacterianas, como infecciones respiratorias o diarreas. Chile es uno de los países con más alto consumo en Latinoamérica, habiendo aumentado el consumo en 55% entre los años 1998 y 2015.

La subsecretaria agregó que “el uso de los antibióticos no solo se produce en los seres humanos, sino que son fundamentales para combatir las enfermedades en animales e incluso son usados en agricultura. Por lo tanto, el combate de la resistencia a los antimicrobianos es un tema intersectorial”.

Ejes estratégicos

Esta nueva versión del Plan Nacional Contra la Resistencia a los Antimicrobianos contempla cinco ejes estratégicos: la concientización pública y la formación profesional; la vigilancia integrada de la resistencia a los antimicrobianos; el control de infecciones tanto en ambientes hospitalarios como en la comunidad; el monitoreo y control del uso de los antimicrobianos en las personas, los animales y la agricultura, y la potenciación de la investigación básica y operativa relacionada con la resistencia a los antimicrobianos en miras de obtener evidencia que permita la toma de decisiones en la política pública.

El plan nacional se enmarca en una preocupación de distintos organismos internacionales comprometidos con la elaboración de planes nacionales de los distintos países. En ese contexto se ha desarrollado el Proyecto “Trabajando juntos para combatir la Resistencia a los Antimicrobianos” dirigido por el organismo tripartito conformado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) y financiado por la Unión Europea, proyecto del cual Chile es partícipe.

El año 2014, la Asamblea Mundial de la Salud se pronunció ante la grave amenaza para la salud pública que representa la resistencia a los antimicrobianos (RAM), y aprobó un Plan de Acción Mundial para luchar contra ella, con el objetivo de garantizar la continuidad de la prevención y el tratamiento de las enfermedades infecciosas. A partir de entonces, los países miembros han sido convocados a elaborar Planes de Acción Nacionales con un carácter intersectorial y bajo el enfoque de Una Salud, lo que permite desarrollar estrategias desde todos los sectores relacionados al uso de antimicrobianos y a sus consecuencias ecológicas.