Menú Principal
4 de noviembre de 2015

Chiloé: Autoridades de Salud dan el vamos a 1er diálogo ciudadano de Salud  Bucal de la provincia

Con presencia de la Seremi de Salud de la Región de Los Lagos, Dra. Eugenia Schnake, y de la Directora del Servicio de Salud Chiloé, Marcela Cárcamo, diversos actores de la comunidad chilota, participaron del 1er diálogo ciudadano de Salud  Bucal de la provincia.

El objetivo de este encuentro era conocer la visión de la comunidad respecto al estado actual de la salud oral en la Provincia de Chiloé, y proponer estrategias conjuntas para mejorarla.

La Directora del SSCH, además de agradecer la presencia de personas de las diversas comunas y de todas las edades, destacó esta actividad “como una forma de aportar desde la propia experiencia y realidad local, para establecer de manera participativa un diagnóstico y comenzar a desarrollar en conjunto el “Plan Nacional de Salud Bucal” que beneficiará a las personas de Chiloé”.

Por su parte la Seremi Schake, presentó la realidad de la salud bucal de la provincia, que da cuenta, por ejemplo, de que  el 60% de los niños de 8 años ya presentan caries, y que en promedio una persona de 70 años ha perdido el 50% de la dentadura. La profesional apuntó a “fortalecer factores protectores, como crear correctos hábitos de higiene oral, mejorar la alimentación (reduciendo el consumo de dulces y bebidas gaseosas, además), fomentar el consumo de agua, evitar fumar, entre otras prácticas que apuntan a la prevención, ya que solucionar los problemas bucales cuando están avanzados es muy costoso, pero la prevención y la educación pueden evitar la mayor parte de estas situaciones”.

Entre las propuestas presentadas por los asistentes se destacó principalmente educar a los niños desde las salacunas y jardines infantiles, y con el apoyo en los hogares, para que adquieran hábitos de higiene, conozcan las técnicas de cepillado adecuado  y seguir fomentando este tipo de prácticas con refuerzos de profesionales hasta la educación media.

También se propuso que sea considerada la posibilidad de que las consultas odontológicas puedan ser parte de la canasta de servicios de Fonasa e Isapres, para que se puedan cancelar con bonos las atenciones dentales. Esto con el fin de que aumente la prevención, o que al menos no se llegue al odontólogo cuando las caries estén tan avanzadas que haya que realizar tratamientos de conductos (que son muy costosos) o que ya haya que extraer la pieza dental.

Se solicitó igualmente educación y capacitación a la comunidad, bien sea a través de las instituciones de salud, educativas o llegando directamente a las comunidades con sus actores sociales  (juntas de vecinos, grupos de iglesia, comités de salud…) para instruir acerca de las prácticas de salud oral, pero también educar acerca de qué cepillo, pasta de dientes, hilo dental, enjuagues son los más adecuado de acuerdo a la edad, el tamaño de la boca, el estado de los dientes y encías, etc.

Al finalizar se hizo especial énfasis en que lo mejor es trabajar conjuntamente entre salud, educación y la familia, para prevenir problemas bucales como caries y gingivitis, ya que el efecto de no tener una boca sana repercute no sólo en la salud “física” de la persona, sino que le dificulta desarrollarse laboralmente, genera prejuicios y rechazo social y  sobretodo afecta su autoestima.