Menú Principal
10 de septiembre de 2015

Información y recomendaciones por erupción de Volcán Calbuco

Ante la erupción del Volcán Calbuco, el 22 de abril, la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, decretó  “Alerta Sanitaria para todas las localidades alrededor de los 20 kilómetros de evacuación” en torno al cráter del volcán Calbuco. La Alerta Sanitaria rige específicamente en la provincia de Llanquihue y en la comuna de Puerto Octay, en la provincia de Osorno.

Así lo informó la Mandataria al término de la reunión de coordinación con los Ministros de Interior, Defensa, SEGPRES, Economía, Obras Públicas, Agricultura y Salud; el Subsecretario de Interior y los directores del SERNAGEOMIN y ONEMI, en que se analizó la situación que afecta a la zona aledaña al volcán Calbuco.

Por su parte, la Ministra de Salud, Carmen Castillo, especificó que ningún hospital ha debido ser evacuado, “sólo las postas rurales que hay en el área de los 20 kilómetros” de exclusión. Añadió que “el Servicio de Salud Osorno y del Reloncaví, así como las redes, están absolutamente activas y preparadas para cualquier evento”.

Medidas adoptadas

  • ONEMI mantiene Alerta Roja Regional
  • Se declaró Estado de Excepción Constitucional y Zona de Catástrofe en la Provincia de Llanquihue y en la comuna de Puerto Octay.
  • Se decretó Alerta Sanitaria para todas las localidades alrededor de los 20 kilómetros de evacuación.
  • Se mantiene la zona de exclusión en 20 kilómetros en torno al cráter del volcán.

El Ministerio de Salud entrega las siguientes recomendaciones:

  • Conserve la calma y permanezca tranquilo.
  • Evite las exposiciones innecesarias a las cenizas o al humo, especialmente, de niños, niñas, embarazadas, adultos mayores y personas con patologías respiratorias (EPOC, Asma).
  • Luego de una lluvia de cenizas, evite actividades que favorezcan la re-suspensión de cenizas, como circulación en automóvil en zonas pobladas a grandes velocidades.
  • Cierre conductos de ventilación, ventanas y puertas, utilizando toallas húmedas (intentar un sellado lo más hermético posible). Lo anterior, siempre y cuando no genere riesgos para la evacuación de los gases emitidos por los equipos de combustión tales como artefactos de cocina, calefacción u otros.
  • No permita que los niños y niñas jueguen con cenizas.
  • Proteja al interior de un lugar cerrado a sus mascotas, aves y ganado. Almacene bajo techo su alimento.

​SI ESTÁ EXPUESTO A AMBIENTES CON PRESENCIA DE CENIZA:

  • Protección del Aparato Respiratorio
  • En el caso de lluvia de cenizas o humo, la mejor protección es permanecer en ambientes cerrados como su propia casa.
  • Si debe movilizarse al exterior de su vivienda, use protectores respiratorios tales como mascarillas o un pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca.
  • En caso de abundante ceniza, personas con enfermedades respiratorias crónicas (EPOC, Asma), adultos mayores, embarazadas y niños deben permanecer al interior de sus viviendas.
  • En presencia de ceniza, se recomienda no realizar actividad física.
  • Protección en Piel y Cuero Cabelludo
  • Evite exponer su cuero cabelludo, cúbrase con sombrero, pañuelo o gorro.
  • Utilice ropa que cubra todo su cuerpo. Use ropa de mangas largas y pantalones largos.
  • Si la piel se ha impregnado de cenizas, quítese la ropa y lávese con abundante agua, si presenta ardor o enrojecimiento, consulte en el centro de salud más cercano.

PROTECCIÓN OCULAR

  • Si ha estado expuesto a la ceniza y tiene sensación de cuerpos extraños en los ojos, lávese con abundante agua. Es preferible utilizar agua potable, hervida o clorada. Lávese las manos antes de iniciar el procedimiento.
  • Si la sensación persiste luego del lavado, consulte en el centro médico más cercano.
  • No utilicé colirios o gotas oftalmológicas sin indicación médica.
  • Personas alérgicas tienen mayor probabilidad de desarrollar dermatitis en los parpados.
  • Si presenta picazón excesiva, fotofobia o lagrimeo, consulte en el centro de salud más cercano.
  • No se automedique.


La ceniza puede contaminar el agua, producir atascos o daños en los sistemas de tratamiento y distribución de agua potable.

  • Cubra las fuentes de agua como pozos, norias o estanques de almacenamiento de agua para evitar contaminación con cenizas.
  • Use sólo agua potable de la red pública o de los estanques dispuestos por la empresa sanitaria, municipalidad o la que entreguen los camiones aljibes.
  • Si no tiene agua potable, hiérvala al menos 1 minuto, déjela enfriar y almacénela en contenedores limpios, cerrados y con tapa.
  • Si no puede hervir el agua, desinféctela agregando 10 gotas de cloro de uso doméstico (envasado y sin aroma) por cada litro de agua. Déjela reposar 30 minutos antes de usarla.
  • Si el agua está turbia, desinféctela agregando 20 gotas de cloro por cada litro de agua, déjela decantar hasta que esté cristalina y sólo utilice la fracción clara.
  • Mantenga siempre el agua potable almacenada en tiestos limpios, cerrados y con tapa. Protéjala en lugares frescos y lejos del sol.
  • No introduzca recipientes ni conecte mangueras donde se almacena el agua para uso comunitario.


  • Lave siempre sus manos antes de cocinar.
  • Prepare los alimentos siempre sobre superficies limpias.
  • Lave y desinfecte todas las superficies y equipos usados en la preparación de alimentos antes de cocinar.
  • Proteja los alimentos de insectos, plagas y animales.
  • Si dispone de electricidad y refrigerador, refrigere los alimentos a temperaturas menores a 5ºC. Los alimentos perecibles no deben estar más de 2 horas a temperatura ambiente. Si no dispone de estos artefactos prepare sólo la cantidad de alimentos que va a consumir.
  • Separe los alimentos crudos de los cocidos.
  • Separe las carnes rojas, la carne de ave y el pescado crudo de los demás alimentos. Use equipos y utensilios diferentes, como cuchillos y tablas de cortar, para manipular alimentos crudos.
  • Lave los utensilios usados en la preparación de alimentos crudos antes de usarlos nuevamente.
  • Cocine completamente los alimentos, especialmente, carnes rojas, carne de ave,  huevos y pescado.
  • Hierva los alimentos como sopas y guisos.
  • Bote la basura en bolsas plásticas y recipientes con tapa.


  • Siga las recomendaciones de la autoridad pertinente, por ejemplo, ONEMI, Municipios, Autoridad Sanitaria, Carabineros, Bomberos, entre otros.
  • Se recomienda coordinar las tareas de limpieza entre los vecinos.
  • Siempre debe utilizar los equipos de protección personal apropiados como mascarilla, o pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca, gafas protectoras, entre otros. Intente cubrir la mayor parte del cuerpo posible.
  • Antes de iniciar acciones de limpieza, debe informarse sobre los riesgos de esta actividad y la forma segura de realizarlas.
  • La limpieza de los techos implica graves riesgos como caídas, utilice tablones para deslizarse sobre la techumbre a fin de evitar que ésta se rompa y usted caiga.
  • Humedezca los sectores de su casa antes de barrer para evitar la re-suspensión de ceniza.
  • No conduzca si la visibilidad está comprometida por la lluvia y re-suspensión de ceniza.
  • Si necesita conducir, hágalo lentamente por su seguridad y para evitar la re-suspensión de ceniza. Mantenga una distancia prudente del resto de los vehículos. Dar preferencia a  ambulancias, carros de bomberos, unidades de rescate y carabineros.


  • Mantenga sus mascotas bajo control, evite que deambulen libremente sin correa o cadena.
  • Recoja y elimine los excrementos, restos de comida de sus mascotas y otros animales domésticos.
  • Evite que molesten o agredan a personas y otras mascotas.


En situaciones de emergencia, desastre o catástrofe, es común presentar nerviosismo, miedo, ansiedad, angustia, culpa, rabia, tristeza, irritabilidad, cambios de ánimo y dificultades para dormir, entre otros fenómenos. Todos ellos son normales y suelen tardar uno a tres meses en desaparecer en forma espontánea, sin necesidad de tratamiento médico. La mayoría de las personas no queda con secuelas emocionales.

¿Cómo ayudarse o ayudar a otros a recuperar su equilibrio emocional luego de una emergencia, desastre o catástrofe?

  • Lo primero, y más importante, es la seguridad. Infórmese a través de su comité de emergencias comunal u ONEMI acerca de las medidas concretas de seguridad según el tipo de emergencia que esté enfrentando y siga las instrucciones sugeridas.
  • Ayúdese o ayude a otros a recuperar la calma. Para ello, utilice técnicas de respiración, meditación o haga deporte diariamente.
  • Puede pedir orientación acerca de cómo implementar estas técnicas al equipo municipal.
  • Por ningún motivo utilice sin indicación médica medicamentos calmantes. Pueden ser efectivos en el corto plazo, pero en el largo plazo pueden aumentar el riesgo de secuelas emocionales y producir adicciones.
  • Participe activamente en las actividades de reconstrucción y recuperación de su comunidad. Lo harán sentirse útil y en mayor control de lo que ocurre (autoeficacia).
  • Aumente el tiempo de convivencia con su familia, amigos y colegas, ya sea en actividades recreativas, laborales o de servicio social. Si necesita ayuda para algo, pídala y no espere que los demás adivinen lo que necesita. A través de estas medidas podrá sentirse más conectado con los suyos y más apoyado (conexión).
  • Si usted es creyente, participe en actividades y ceremonias de su religión. Es posible que allí logre encontrar sentido y esperanza frente a la crisis. Si usted no es creyente, puede que encuentre sentido y esperanza en la filosofía u otras miradas trascendentes de la vida (esperanza).

Luego de una emergencia, desastre o catástrofe, se sugiere acudir a su consultorio en caso de:

  • Ideas suicidas o de hacer daño a terceros.
  • Desconexión con la realidad o alucinaciones.
  • Crisis de pánico.
  • Abuso de alcohol o drogas, incluyendo tranquilizantes.
  • Necesitar medicamentos para continuar un tratamiento de salud mental que ya había comenzado antes de la emergencia.
  • En el caso de niños, dolor de estómago, vómitos, llantos repetitivos sin motivo, pesadillas, enojo excesivo y/o irritabilidad.

Si luego de un mes, Ud. persiste incapaz de retomar sus rutinas producto de la angustia, la tristeza, la rabia, la culpa, el miedo o la ansiedad asociadas a la crisis, emergencia o desastre.

Ante consultas y dudas llame a 600 360 7777

SALUD RESPONDE

24 horas al día, todos los días. www.saludresponde.cl