Menú Principal
11 de septiembre de 2018

Subsecretaria de Salud Pública y Bomberos de Santiago entregan consejos sobre el correcto uso de las sillas de auto

Basta que un vehículo choque a 40 kilómetros por hora para que el impacto sobre sus ocupantes pueda ser irreversible. Sobre todo cuando viajan niños y no hay medidas adecuadas de seguridad. La transferencia de energía que se produce equivale a una caída libre de 15 metros. Es lo mismo que si el niño cayera desde el cuarto piso de un edificio. El riesgo de muerte o de una discapacidad severa, en esos casos, es muy alto. Y las cifras hablan por sí solas: de acuerdo con datos de OPS, los accidentes automovilísticos son la primera causa de muertes entre niños de 5 y 14 años de América.

Para dar cuenta de esto, el Cuerpo de Bomberos de Santiago elevó una escalera mecánica hasta esa altura.  Al lugar llegó la Subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, quien recalcó la importancia de que los padres tomen conciencia de lo que significa no utilizar ningún sistema de retención infantil.

“Estamos ad portas de una semana compleja desde el punto de vista de los accidentes de tránsito. Por eso queremos incentivar las medidas preventivas en el vehículo, sobre todo los niños. Los datos son duros. Nos falta mucho en eso”, agregó la subsecretaria.

En Chile, tan solo el 49% utiliza cinturón de seguridad o silla de auto para los menores de 9 años.  Por eso enfatizó en tomar las medidas que resguarda la ley: hasta los 9 años los niños deben ir en un sistema de retención infantil apropiado a su edad, talla y peso y los menores de 12 años deben ir en el asiento trasero.

En el lugar del encuentro, los bomberos hicieron una demostración sobre el rescate de una niña que iba sentada en la silla de su auto.  Ellos tienen la experiencia de ser los primeros en rescatar a las personas en los siniestros.

“Los resultados de un accidente vehicular son muy diferentes si se usa el cinturón de seguridad. Sin el cinturón, las energías involucradas pueden provocar daños irreversibles”, recalcó Diego Velásquez, Segundo Comandante del Cuerpo de Bomberos de Santiago en el lugar del simulacro.

Por otro lado se habló de aquellos que sí utilizan la silla, pero que deben revisar cómo la emplean. Cerca del 80% utiliza mal los sistemas de retención infantil. Los errores más recurrentes es no leer las instrucciones y dejar suelta la silla o el arnés.

El Ministerio de Salud dio una serie de consejos para resguardar la salud y vida de los niños. Una de ellas es la contra marcha, es decir, que el niño vaya mirando hacia atrás el mayor tiempo posible. Por lo menos hasta los 4 años, lo cual es posible hacer con sillas convertibles. Si mira hacia atrás, explican los expertos, se reducen las posibilidades de que el niño tenga lesiones cervicales severas, que pueden ocasionarle la muerte o la tetraplejia. En cuanto a las edades se recomienda no usar alzador antes de los 5 años, idealmente a partir de los 6 años.

Es importante amarrarlos sin abrigo en la silla y ponerle la chaqueta encima. Para las guaguas recién nacidas, el huevo es la forma correcta de trasladarlo desde el hospital o clínica hasta la casa y nunca hay que sacar a las guaguas para alimentarlo mientras el auto está en marcha.

Para mejorar la difusión de estos consejos y la capacitación de los padres tanto el Ministerio de Salud como Bomberos se reunirán en una mesa de trabajo la cual también pretende mejorar la recolección de datos en los accidentes.