Menú Principal
11 de julio de 2018

Hospital Regional de Rancagua a la vanguardia en operaciones intrauterinas de Espina Bífida en Chile

Con éxito realizan una compleja operación que deja al Hospital Regional de Rancagua a la vanguardia en operaciones intrauterinas de Espina Bífida en Chile, donde los equipos multidisciplinarios conformados por profesionales de primer nivel enorgullecen el sistema que entrega salud de calidad a todos los miembros de la comunidad de la Región del Libertador y en muchos casos, del país.

Un ejemplo de ello lo vivió Mariza Reyes, profesora de matemáticas de Talca, quien disfrutaba de su embarazo de 23 semanas, pero una ecografía doppler determinó algo extraño, y su mundo comenzó a cambiar. Por recomendación de su médico, acudió de inmediato donde el Dr. Waldo Sepúlveda especialista de Clínica Las Condes, quien indicó que el examen mostraba que el feto padecía de mielomeningocele o espina bífida, enfermedad altamente discapacitante por las complicaciones motoras y funcionales asociadas. Ante este cuadro y por ser paciente Fonasa, se derivó hasta el Hospital Regional de Rancagua, donde fue recibida por el Dr. Edgardo Corral Gineco, Obstetra del centro asistencial y líder del equipo multidisciplinario que realiza estas operaciones desde el año 2012.

El Dr. Corral señaló que tras conversar con la paciente y realizar los exámenes correspondientes, le explicó los riesgos y beneficios de la intervención y que “tenía criterios para ser operada y que esta cirugía consiste en una intervención a útero abierto, con el objetivo de reparar el canal raquídeo que expone los elementos nerviosos. La operación implica realizar una incisión a la madre, tal cual se efectúa en una cesárea. De esta forma, se exterioriza el útero, y se abre previo mapeo ecográfico de la placenta y de la lesión, exponiendo la región lumbar del feto para que el neurocirujano intervenga en la reparación de la columna vertebral que sólo se puede practicar hasta las 26 semanas de gestación”.

Hoy la situación es distinta, pues Mariza, cuando ya han transcurridos 2 días internada en el Hospital Regional LBO, su rostro refleja un buen estado anímico ante la operación, esperando con ansias que todo salga muy bien, confiando en los médicos del Hospital Regional y en lo efectuado en el pabellón.

En tanto, Freddy Farías, su esposo, se muestra agradecido del equipo médico. “Mi esposa llegó a muy buenas manos. Realmente agradezco a este equipo humano que nos dio la tranquilidad como familia y a enfrentar esto con mucha fuerza, ahora ya rumbo a casa a disfrutar y esperar con mi esposa e hijo, el nacimiento de este nuevo miembro de la familia”.

Hay que destacar que el Hospital Regional Libertador Bernardo O”Higgins de Rancagua y el Hospital Carlos Van Büren de Valparaíso son los únicos que practican esta intervención en la red pública. El Hospital de Rancagua ha perfeccionado la técnica y aumentando la experiencia llegando a ser el hospital con más cirugías practicadas a nivel nacional, siendo la Clínica Las Condes la pionera en estas intervenciones en el área privada.

Parte de la peculiaridad de esta cirugía es que no sólo involucra a la Neurocirugía, sino también a la Obstetricia y a la Unidad de Anestesiología. Esto es otro de los factores que ratifica la complejidad de este procedimiento donde participan alrededor de 12 personas en el pabellón.

El Dr. Franco Ravera, jefe de Neurocirugía del Hospital Regional LBO y miembro del equipo multidisciplinario, indicó que “nosotros como neurocirujanos intervenimos cuando el obstetra nos expone la espalda del bebe después de la incisión en el útero. Entonces, al visualizar el defecto de la columna, comenzamos a intervenir bajo visión microscópica para reparar la lesion medular, estamos muy contentos con los resultados”.

Con esta operación se busca principalmente evitar una posible hidrocefalia, que consiste en una malformación que implica dilatación del sistema ventricular y descenso del cerebelo.  Al hacer la operación intrauterina, esta malformación desaparece. Además, existen estudios que demuestran que se puede mejorar notablemente la función motora durante la etapa pediátrica.

Por su parte, la Dra. Mirta Tapia, médico anestesióloga y también parte del equipo en que intervienen al menos 2 médicos de cada especialidad, manifestó que “es una cirugía pionera a nivel nacional de la cual estamos muy orgullosos, es una cirugía que implica compromiso de todos los profesionales involucrados. La parte anestésica es muy compleja porque debemos manejar parámetros hemodinámicos y analgesia de la madre y del feto simultáneamente, lo que nos ha llevado a desarrollar nuevos protocolos con los que hemos tenido muy buenos resultados”.

Transcurrido el reposo absoluto, Mariza ya se apresta a volver a su ciudad natal, “debo mantener los cuidados necesarios para que mi embarazo continúe su desarrollo en forma normal tras esta delicada intervención, no puedo dejar de despedirme y de agradecer a los médicos y todo personal del hospital y por supuesto a quienes hicieron posible que el feto pudiese ser intervenido por este excelente equipo conformado por tan buenos profesionales y por supuesto para estar también con mi hijo mayor que nos ha extrañado mucho”.

El mielomeningocele o disrafia espinal abierta afecta a uno de cada mil nacidos vivos y tiene una mortalidad del 10%. Aunque la cirugía intrauterina no entrega una cura total, sí es una alternativa que disminuye a la mitad las múltiples consecuencias de este defecto congénito de la columna.